Image Alt

Navidad divertida en casa

  /  Sin categoría   /  Navidad divertida en casa
navidad

Navidad divertida en casa

Navidad, toda una semana por delante y sin ideas. Los niños de vacaciones y ya hemos visto el Belén, hemos ido a la pista de hielo, le hemos escrito la carta a los reyes y hemos estrenado todos los regalos del Olentzero o Papá Noel. El aburrimiento comienza a apoderarse de los más pequeños y no se nos ocurre nada qué hacer.

Para que los peques se lo pasen bien, en una época tan entrañable como ésta, lo ideal es salir y disfrutar de la ciudad, realizar diferentes actividades, pasar tiempo con amigos y familiares, etc. pero no siempre es posible organizar planes fuera de casa. ¿Cómo hacer que los niños estén entretenidos? ¿Cómo podemos disfrutar de la Navidad con los peques sin movernos de casa?

Ver una película en familia

En muchos hogares, la tele está todo el día puesta haciendo ruido, y en realidad nadie se para a mirarla. Los dibujos animados van apareciendo unos tras otros, mientras pequeños y mayores se entretienen en otras tareas. Aunque suene poco original, si queréis pasar un rato agradable en familia, podéis organizar en casa una verdadera sesión de cine. Podéis elegir una película que os guste a todos, una que no hayáis visto hasta ahora.

Para hacerlo más real, podéis establecer una hora fija en la que empezará la peli, preparar unas palomitas y disfrutar del cine en familia desde la comodidad de vuestro sofá. ¿Qué os parece?

Contar un cuento entre todos

Cuando llegue la noche y sea hora de tranquilizar los ánimos, nada mejor que apostar por los cuentos de Navidad. Sin embargo, en esta ocasión se trata de un cuento muy especial porque cada uno de los miembros de la familia debe inventar una parte del relato. Lo ideal es que uno de los adultos sea el coordinador, así podrá agilizar el juego cuando el niño no sepa cómo seguir o la trama se complique demasiado. Elige un tema navideño y permite que la imaginación se desbloquee.

Organizar una obra de teatro navideña con los niños

Se trata de una actividad sencilla y divertida para disfrutar de la Navidad en familia, basta que dejéis volar la imaginación. Lo ideal es que escojas un tema acorde a la Navidad como por ejemplo: la representación del nacimiento del niño Jesús o la llegada de los Reyes Magos, pero también puedes decantarte por cualquier otra historia que motive a los más pequeños.

Para darle un toque más animado a la representación puedes echar mano a algunos de los disfraces que haya en casa o utilizar sábanas y prendas viejas que sirvan para caracterizar mejor a los personajes. También puedes diseñar un escenario sencillo, a tono con la historia. Luego, bastará con hacer un guion y distribuir los papeles para que cada participante se aprenda el suyo y le dé vida a cada uno de los personajes. Sin embargo, aunque exista un guion, es importante no limitar la fantasía de los niños. ¡De seguro pasaréis un rato muy divertido!

Organizar un karaoke

Es una opción infalible para divertirse en familia durante las navidades, y ni siquiera tenéis que tener una gran voz, basta con afinar un poco. De hecho, solo necesitarás tener a mano un equipo de karaoke, aunque también puedes configurar el ordenador y añadirle un micrófono para utilizarlo como karaoke.

Cuando todo esté listo, podréis decantaros por el karaoke tradicional en el que cada participante elije la canción que quiere interpretar o podéis añadirle una pizca de improvisación apostando por el karaoke a ciegas, una modalidad en la que el resto de los participantes son quienes deciden qué canción interpretará cada uno. Al final, ganará el que mejor haya interpretado las canciones. Para agregar una dosis extra de diversión, puedes utilizar premios sencillos que motivarán muchísimo a los niños, como un helado o un paseo especial.

Cocinar con los niños alguna receta de Navidad

La Navidad es sinónimo de dulces deliciosos. Por eso, puedes aprovechar estas fechas para preparar galletas, tartas y panecillos, que además de ser relativamente fáciles de cocinar, también son muy divertidos ya que los niños podrán jugar a darles diferentes formas. Además, cocinar en familia permite que los niños desarrollen una actitud más abierta y flexible ante los diferentes alimentos.

Y lo mejor de todo es que mientras te ayudan también desarrollan su memoria de trabajo ya que deben seguir instrucciones, y se potencia la coordinación fina e incluso pueden aprender conceptos básicos de matemática, gracias a la medición. No obstante, lo más interesante es que esta actividad os permitirá fortalecer vuestro vínculo emocional y generará recuerdos únicos.

Hacer manualidades con los niños

La Navidad es una época perfecta para hacer manualidades ya que el otoño nos deja materiales preciosos. Hay desde ramas secas y piñas de abetos hasta hojas de tonos ocre y rojizo que pueden convertirse en auténticas obras de arte.

Además, podéis aprovechar los materiales reciclados para crear simpáticos muñecos de nieve o arbolitos de Navidad. El único límite es la fantasía. Y estas actividades no solo son divertidas, sino que propician el desarrollo de las habilidades manuales, estimulan la creatividad y mejoran la capacidad de concentración de los niños.