Image Alt

Regalos en Navidad. ¿Cuándo es demasiado?

  /  Educación   /  Regalos en Navidad. ¿Cuándo es demasiado?
Regalos navidad

Regalos en Navidad. ¿Cuándo es demasiado?

Regalos y más regalos. La navidad es una fecha que está directamente relacionada con los regalos y las vacaciones. A penas pasan doce días entre Navidad y Reyes. Esta concentración de regalos en dos días es algo que se considera contraproducente. Cada vez más familias son conscientes e intentan establecer límites. Todos deberíamos estar de acuerdo en que es demasiado que un niño reciba ocho juguetes cada año en una sola noche.  Es algo que se repite en muchos hogares la mañana de Navidad y la del día de los Reyes Magos. Niños que despiertan para abrir un paquete tras otro aún en pijama, que van de paseo por distintas casas recibiendo más, que vuelven con tantos regalos que ni siquiera recuerdan bien todo lo que han recibido y en qué casa.

En muchas ocasiones estos niños reciben demasiados regalos por distintos motivos: para suplir el tiempo que no podemos dedicarles, como muestras de afecto mal entendidas, para darles lo que en su infancia no tuvieron…

Esta concentración es algo que los expertos consideran contraproducente. Los niños pierden la ilusión del regalo. Al tener de todo, no valoran nunca nada. Esto hace que para ellos nunca nada sea suficiente. Cuando esta creciente y tiene prácticamente todo lo que ha pedido le estamos dando un mensaje antinatural.  No va a haber nadie que cubra siempre sus expectativas como ahora sus padres y, cuando obtenga negativas va a entrar en un conflicto. La sociedad o la naturaleza en el futuro no le va a poder dar todo. Va a ser un niño lleno de insatisfacciones. Y nunca tendrá motivación suficiente para alcanzar sus metas.

 

Cada vez más familias con límites 

Por todos estos motivos anteriormente citados, cada vez hay más familias que tratan de imponer una serie de reglas para conseguir no caer en la sobreabundancia de regalos. Algunas de las normas establecidas en algunos hogares son las siguientes:

  • Los niños solo pueden recibir dos regalos por cada evento gordo, el 25 de diciembre y en Reyes.
  • En la propia casa del niño no se le regala nada. Así, cuando se levantan tienen la ilusión de ir a casa de los abuelos a ver qué han traído.
  • Hacer regalos comunes. Regalos entre todos los tíos, regalos entre los primos… De esta forma se gastará menos dinero por persona y el niño no tendrá demasiados regalos.
  • Regalar algo relacionado con la práctica deportiva.
  • Hacer un regalo solidario. El niño tiene que pedir en su carta algo que irá donado a alguna ONG. Le explicamos que es un favor que pedimos a los reyes o a Papá Noel, ellos entregarán ese juguete a un niño que no tiene nuestra suerte.
  • Regalar una actividad familiar, algo que no es material y es una sorpresa, y que es lo que más ilusión les hace.
  • Siempre tiene que caer algún libro.
  • Que haya un regalo que no sea lo esperado por los niños.
  • Guardar regalos y sacarlos a lo largo del año. Poner límites a un abuelo a veces es muy difícil. En estos casos, lo mejor es dosificarlos.

Es importante entender que no hay obligación de satisfacerlo todo, tampoco de traer solo lo que hay en la lista.  Estas fechas son oportunidades maravillosas para educar en valores.

 

¿Cuántos regalos debe recibir un niño en Navidad?

Expertos en psicología infantil aconsejan que cada niño no reciba más de cuatro regalos por Navidad. Los pequeños piden absolutamente todo lo que ven en los anuncios y los mayores también hacemos “locuras” regalándoles más de lo conveniente. Los pequeños deben recibir un máximo de cuatro regalos.

Los adultos compran y compran juguetes que luego los niños desenvuelven sin darle valor a ninguno. Incluso a veces les divierte más jugar con las cajas y los papeles de regalo que con el juguete que contienen.

En su mayoría son juguetes que al poco tiempo terminan olvidados en algún rincón o en el fondo del baúl de los juguetes. O bien porque no ha cumplido las expectativas, porque se ha estropeado a los dos días, o simplemente porque entre tantos juguetes, quedan olvidados.

Es una buena idea poner un poco de sensatez a los regalos de Navidad. Por un lado, porque se limita la cantidad a un máximo de cuatro regalos. Y por el otro, por el uso que se le da a los regalos, que no siempre tienen que ser juguetes. Los niños también necesitan ropa para vestirse, o tal vez una mochila para el cole o un estuche nuevo, y la Navidad es una buena oportunidad para reponerlos.

 

La regla de los cuatro regalos propone regalarles:

  • Algo para usar
    • Los niños crecen muy rápido y necesitan renovar el armario con frecuencia. Aunque recibir una prenda, unas zapatillas o una bufanda tal vez a algunos no les hace demasiada gracia, puede convertirse en un regalo ilusionante si elegís lo que más les gusta.
  • Algo para leer
    • Tanto para cumpleaños como para navidades, con un libro siempre aciertas. Los libros les abren la puerta a la fantasía y a un mundo ilimitado de posibilidades. Sin duda, les enriquecen más que un juguete.
  • Algo que deseen
    • Los niños tienen la ilusión de recibir todo lo que han pedido en sus cartas, pero es importante ser medidos en este punto. Hacerlos que elijan uno, el que más desean, les ayudará a ser más selectivos. Recibir muchos regalos no beneficia a los niños, si se les regala todo lo que piden acaban perdiendo el valor de lo que tienen.
  • Algo que necesiten
    • Los niños están acostumbrados a que papá y mamá les compren todo lo que necesitan para su día a día. Incluir algunos de estos artículos en sus cartas para Papá Noel o los Reyes Magos, es una buena manera de enseñarles a valorar esas pequeñas cosas. Ya sean útiles escolares, productos de aseo, algún artículo para sus actividades extraescolares o, por qué no, ese instrumento musical que les gustaría aprender a tocar.