Image Alt

Sedentarismo. Cómo acabar con él.

  /  Adulto   /  Sedentarismo. Cómo acabar con él.
sedentarismo

Sedentarismo. Cómo acabar con él.

El sedentarismo está cada vez más instalado en nuestra sociedad. Mientras las calles se llenan de corredores contagiados por la moda del running, existe otro amplio grupo de gente que prefiere no hacer nada y tirarse en el sofá al llegar de trabajar. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) todas aquellas personas que no realizan más de 90 minutos de actividad física a la semana son consideradas inactivas. Esto quiere decir que serían las que tienen una vida sedentaria.

Más de la mitad de los adultos de los países desarrollados no realiza actividad física suficiente. La vida sedentaria resulta mucho más peligrosa de lo que nos imaginamos e influye tanto en nuestro estado de salud como lo hace la mala alimentación, el tabaco o el consumo de alcohol. En otras palabras, puede ser letal.

Cambiar de hábitos no es tan difícil como parece. Basta con realizar más de hora y media de actividad física (no deporte) a la semana distribuida en tres días. El propósito es fácil de cumplir y los beneficios que aporta son muchos.

Curiosidades sobre el sedentarismo

Te dejamos por aquí algunos datos reales sobre el sedentarismo que te ayudarán a decidirte a dar el paso para levantarte por fin del sofá y hacer ejercicio de una vez por todas.

  1. La OMS sitúa a España como uno de los cuatro países más sedentarios de Europa, por detrás de Grecia, Bulgaria y Portugal.
  2. La falta de actividad física y la mala alimentación son la segunda causa de muerte en el mundo después del tabaquismo. Según un informe publicado en 2010, la inactividad física provoca 3,2 millones de muertes prematuras cada año.
  3. Las personas con poca actividad física tienen entre un 20 y un 30 por ciento más de posibilidades de morir de forma prematura.
  4. La actividad física regular reduce el riesgo de padecer depresión. Igual que el ejercicio físico ayuda a segregar endorfinas (hormona de la felicidad) e influye de forma positiva en el estado de ánimo, se puede pensar que la falta de actividad física genera el efecto contrario
  5. El sedentarismo duplica el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo II a la vez que aumenta el riesgo de padecer hipertensión arterial.
  6. Las mujeres sedentarias notan más los efectos de la menopausia. La actividad física regular ayuda a reducir o limitar los cambios metabólicos asociados a este ciclo.
  7. Las personas sedentarias tienen menos facilidad para abandonar el tabaquismo y seguir una dieta saludable. En otras palabras, la actividad reduce de forma aguda el deseo de fumar.
  8. Abandonar el sedentarismo no significa tener que realizar una actividad física intensa. Lo ideal es realizar una actividad moderada tres veces a la semana, es decir 150 minutos semanales. Hay que seguir un ritmo continuado, no vale con hacer una vida normal y de repente pegarse una carrera.

Y eso no es todo…

  • No hace falta tener sobrepeso u obesidad para sufrir las consecuencias nocivas del sedentarismo, los delgados también las padecen.
  • El sedentarismo se rompe andando, una práctica que mejora la salud aeróbica y metabólica del individuo y que además ayuda en la lucha contra la obesidad. La OMS señala que hacerlo durante una hora al día reduce el riesgo de sufrirla en un 25 por ciento.
  • La inactividad produce aumento de apetito y por tanto aumento de peso. Pasar más tiempo sentado en el sofá hace que tengamos más ganas de comer porque se deja de segregar irisina, una hormona que se ocupa de que convertir la grasa blanca (mala) en grasa parda (buena).
  • Los sedentarios suelen presentar más problemas para dormir. Los especialistas en medicina del sueño recomiendan practicar ejercicio físico para garantizar un buen descanso nocturno. Según señalan, la actividad física facilita el sueño y lo hace más reparador siempre y cuando realice como mínimo tres horas antes de ir a dormir.
  • Los sedentarios son menos productivos. Los trabajadores que dejan su lugar de trabajo durante media hora cada día para participar en una actividad física tienden a trabajar más intensamente y hacerlo de forma más productiva

 

¿Cómo podemos evitar el sedentarismo?

Lo normal con las vidas tan ajetreadas que llevamos es que no puedas dedicar una o más horas diarias a hacer deporte. Eso no tiene por qué suponer un problema. Muchos de nuestros gestos diarios pueden mejorar tu condición física y tu salud y darle así esquinazo al sedentarismo:

  • Camina siempre que te sea posible, aunque solo sean 10 minutos. Por ejemplo, puedes bajarte del transporte público una o dos paradas antes de llegar a tu destino y terminar el recorrido andando.
  • Cuando tengas que hacer un recado, y siempre que la distancia lo permita, procura ir andando.
  • Si tu trabajo requiere que pases mucho tiempo sentado, levántate cada dos horas, camina y estírate para desentumecer los músculos. Un corto paseo después de comer también es muy recomendable.
  • Sube las escaleras en vez de coger el ascensor, y si lo haces varias veces al día, mejor.
  • Los fines de semana, o en tu tiempo libre, alterna las actividades sedentarias (ver la tele, leer, jugar con la videoconsola…) con otras que impliquen movimiento (pasear, jugar al paddel, nadar, hacer bricolaje, montar en bicicleta, limpiar la casa, cuidar el jardín…).
  • Únete a grupos que organicen visitas, excursiones, senderismo o cualquier otro tipo de actividades recreativas que impliquen desplazamientos.
  • Aprovecha el momento que dedicas a las labores domésticas. Limpiar, pintar o mover los muebles de la casa para darle otro aire al hogar implican un esfuerzo que puede ser muy beneficioso.
  • ¿Te gusta ver la tele? ¡Pues sácale partido al tiempo que estás delante del televisor! Si tienes una bicicleta estática o una máquina de step, aprovecha para utilizarlas mientras estás frente a la pantalla.
  • Conéctate a Internet y busca un vídeo de ejercicio sencillo. ¿Por qué no pruebas con uno de yoga para empezar?
  • ¡Mueve el esqueleto! Pon un poco de música en casa y déjate llevar. ¿Puede haber un ejercicio más divertido que bailar?

¡ANÍMATE!

Desde Jostari queremos animarte a que hagas cualquier actividad que te guste y con la que te sientas cómodo. Te invitamos a echar un ojo por nuestras opciones y si ves alguna que te motiva o que te interesa ¡no lo dudes y ponte en contacto con nosotros!